Smart Mobility pide al Ayuntamiento de Barcelona velar por que la regulación no perjudique a la movilidad compartida

Smart Mobility pide al Ayuntamiento de Barcelona velar por que la regulación no perjudique a la movilidad compartida

19 febrero, 2020

Categorías:

Prensa  |  Smart Mobility

Comparte esta noticia:

Smart Mobility se ha referido hoy a los resultados de la adjudicación inicial de licencias para motos y bicis compartidas del Ayuntamiento de Barcelona. El colectivo de empresas de movilidad compartida integrado en Adigital advierte de que impone una fragmentación excesiva al sector que podría poner en peligro el correcto funcionamiento de este modelo de movilidad sostenible y podría repercutir negativamente en la viabilidad del servicio y la disponibilidad de los vehículos, generando graves perjuicios para los usuarios de motos y bicis compartidas.

Siendo conscientes de la necesaria ordenación de la actividad, la voluntad de Smart Mobility siempre ha sido cooperar activamente con el consistorio para garantizar el desarrollo óptimo de este modelo, en beneficio de la ciudad y sus usuarios. Por ello, pide a la administración local que sea estricta en el cumplimiento de los plazos y requisitos de esta adjudicación.

Del mismo modo, ante el incremento de usuarios de movilidad compartida, Smart Mobility recomienda que se revise el número total de licencias. Este fue calculado hace un año y es demasiado reducido a la luz de la demanda de este tipo de servicios, especialmente tras la entrada en vigor de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) que ha prohibido la circulación de más de 10.000 motos.

Smart Mobility también solicita al Ayuntamiento que las licencias que no estén en funcionamiento en el plazo establecido se recuperen y se repartan de manera automática e inmediata entre los operadores que sí hayan desplegado su flota en la ciudad. También considera fundamental que las empresas que prestan servicio actualmente puedan seguir operando sus vehículos hasta que el total de las licencias adjudicadas estén en funcionamiento, con el fin de facilitar el proceso de adaptación de estas empresas a la nueva regulación y evitar un mayor perjuicio a los usuarios.

Por último, Smart Mobility, además de velar por que el sistema de adjudicación de licencias de sharing se desarrolle de la mejor forma posible, considera imprescindible la coordinación entre el Ayuntamiento de Barcelona y sus municipios colindantes para dar un buen servicio en todo el Área Metropolitana y aumentar las expectativas de reducción de vehículos privados convencionales en toda la región.

Una alternativa de movilidad necesaria

El Ayuntamiento de Barcelona asegura que esta nueva regulación tiene como objetivo promover una movilidad más sostenible en la ciudad, así como reducir la contaminación atmosférica, el ruido y la ocupación del espacio público con vehículos. En este sentido, los modelos de movilidad compartida y libres de emisiones contaminantes suponen una parte fundamental de la respuesta a estos
retos. Por eso, es imprescindible promover una regulación que no imposibilite el desarrollo de estos modelos.

“La voluntad de Smart Mobility siempre ha sido la colaboración con las autoridades públicas para alcanzar una regulación inteligente que permita el desarrollo de la movilidad compartida. La ciudad de Barcelona tiene ahora una buena oportunidad para favorecer el crecimiento orgánico del sharing, aprovechando los beneficios que este aporta a la ciudad y a la ciudadanía, y convertirse así en una referencia de gestión a nivel internacional”, afirma José Luis Zimmermann, portavoz de Smart Mobility.

Descarga la nota de prensa

X