Ciudades con futuro: el reto de la movilidad

Ciudades con futuro: el reto de la movilidad

1 diciembre, 2020

Categorías:

Smart Mobility

Comparte esta noticia:

El pasado 24 de noviembre Adigital celebró el evento virtual Ciudades con futuro: el reto de la movilidad. El encuentro reunió a empresas, administraciones y expertos para analizar los principales retos del modelo de transporte y planificación urbana actual. En este artículo, recogemos algunas de las principales conclusiones de esta cita.

Lo sabemos desde hace tiempo, aunque, quizás, no ha sido hasta que hemos vaciado nuestras ciudades a causa de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 que nos hemos dado cuenta del impacto real que nuestra forma de desplazarnos en los entornos urbanos tiene sobre la calidad del aire e incluso del sonido de nuestras ciudades. Por eso mismo, y aunque ya lo veníamos contemplando, buscar soluciones de movilidad más eficientes y sostenibles ha pasado a convertirse en una prioridad indiscutible en nuestras agendas. Ahora bien, ¿por dónde empezar?

Esta es la pregunta a la que pretendíamos dar respuesta en el encuentro que celebrábamos el pasado 24 de noviembre en colaboración con el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA). Una mañana de análisis y reflexión en la que la primera propuesta no se hizo esperar: “La ciudad del s. XX se ha definido a partir de dos innovaciones tecnológicas: el automóvil y el ascensor. Toca darle la vuelta, porque el centro no puede ser más una máquina; el centro tiene que ser la persona. Y la persona tiene unas necesidades de movilidad que se resolverán de distintas formas (en coche, en bicicleta, a pie…), pero lo importante es que esté en el centro”.

Las palabras de Ignacio Alcalde, experto en Territories & Smart Cities, apuntan directamente a la línea de flotación de la configuración urbana dominante, pero también llevan implícita parte de la solución: si pretendemos racionalizar el uso del coche privado, tienen que existir otras alternativas de movilidad, por lo que esta transición tendrá que ir de la mano de una apuesta por la multimodalidad y por la agregación, por que los ciudadanos dispongan de medios de transporte suficientes que se puedan combinar entre sí de manera sencilla.

La digitalización como aliada

En este contexto, el aprovechamiento de las oportunidades que brindan la tecnología y la digitalización es fundamental.
Por un lado, la digitalización permite planificar de una manera más eficaz el sistema de transporte de la ciudad e integrar todas las alternativas de movilidad urbana. Por otro, hace posible nuevos modelos de negocio de transportes sostenibles, como la movilidad compartida o la movilidad bajo demanda. Además, facilita el transporte impulsados por energías limpias.

No obstante, según Guillermo Campoamor, CEO y co-fundador de la aplicación de movilidad urbana Meep, estamos en un momento inicial a nivel de experiencia de usuario y consenso entre operadores para prestar un mejor servicio y penetración. Todavía nos queda un largo camino que recorrer y numerosas oportunidades que explorar en este ámbito.

Una regulación estable que promueva la innovación

Hacer esto una realidad requiere, a su vez, de un marco regulatorio estable, que favorezca y no limite su desarrollo.

En nuestro país, el transporte urbano entra dentro de las competencias de ayuntamientos y comunidades autónomas, por lo que, en muchas ocasiones, la fragmentación normativa genera inseguridad jurídica para usuarios y empresas. Por ello, empresas como Lime piden “homogeneidad y concreción” a la hora de regular.

De ahí que la Estrategia de Movilidad en la que trabaja el MITMA busque encontrar el equilibrio creando un marco nacional que dé apoyo sin coartar la libertad de las administraciones más cercanas al ciudadano, tal y como apuntaba Ángeles Marín, directora de la Oficina Técnica de la Estrategia.

La otra propuesta para hacer frente a este reto es la definición de sandboxes, es decir, entornos controlados y acotados en el espacio y en el tiempo, donde sea posible hacer pruebas de modelos y tecnologías antes de su salida al mercado o implementación. Desde el MITMA están estudiando esta iniciativa, también en el marco de la Estrategia, que tan bien ha funcionado en otros sectores como el fintech, para obtener aprendizajes; una iniciativa que por otro lado, es celebrada por las empresas. Y, por último, aprovechar la parte de oportunidad que nos brinda un contexto como el actual.

Del COVID-19 al nuevo concepto de la ciudad inteligente

Este 2020 ha sido un año de muchos cambios y también de mucha experimentación. Algo tan sencillo como la forma en que nos desplazamos, recuerda Correos, ha tenido un impacto directo sobre la movilidad en las ciudades: «Por cada día que existe el teletrabajo se reducen las emisiones en un 20%«, explica Elena Fernández Rodríguez, directora de Relaciones Internacionales y Sostenibilidad de Correos.

Pasar de lo anecdótico a un cambio a largo plazo es responsabilidad de todos. En este sentido, Jaime Rodríguez, director general en España de Free Now, advertía del riesgo de sobreestimar los cambios que haya podido traer la pandemia y que eso mismo nos paralice a la hora de tomar medidas, llevándonos a volver a nuestros antiguos hábitos tan pronto como la situación de emergencia sanitaria llegue a su fin.

En los últimos meses, han sido los ayuntamientos los encargados de fomentar el uso de alternativas de movilidad, como la bicicleta o los desplazamientos a pie. Sin embargo, estos cambios tácticos deben convertirse en cambios estructurales si queremos avanzar hacia un nuevo modelo de movilidad y de ciudad. Algo que pasa, a juicio de Ignacio Alcalde, por adoptar un modelo de ciudad inteligente reformulado sobre la base de las personas.

Para el experto en Territories & Smart Cities, tenemos ante nosotros dos grandes activadores de cambio: la innovación tecnológica y la crisis sanitaria. Por ello, entre todos los actores del ecosistema de movilidad (ciudadanos, empresas, administraciones públicas y asociaciones) se deben dar pasos en la misma dirección para promover y fomentar el uso de un modelo de movilidad inteligente, compartida y sostenible, que haga de nuestras ciudades espacios más habitables.

El evento Ciudades con futuro: el reto de la movilidad se ha realizado en colaboración y con la participación del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA), en el marco de su iniciativa Diálogo Abierto, orientada a definir la Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada 2030, así como la futura Ley de Movilidad Sostenible.

Una cita durante la que, además, Adigital y Smart Mobility han presentado el estudio Tendencias de uso de la movilidad compartida en las ciudades españolas. A través de una encuesta a usuarios de alternativas de movilidad compartida, este análisis evalúa su percepción y uso en nuestro país.

 

Desde Adigital y Smart Mobility trabajamos para impulsar el debate y la colaboración con las instituciones en torno al futuro de la movilidad y las ciudades. Si quieres estar al día de todas nuestras actividades en este área, suscríbete a nuestra newsletter sobre movilidad.
X